: http://dominadoresweb.blogspot.com/20... Nutrición y Salud Rakelnutrico Canarias: ANTIBIÓTICOS Y LA RESISTENCIA

jueves, 28 de noviembre de 2013

ANTIBIÓTICOS Y LA RESISTENCIA

Los antibióticos son fármacos que matan o inhiben el crecimiento de las bacterias que causan infecciones. Los antibióticos no son efectivos frente a las infecciones de origen vírico como podría ser un resfriado, gripe o dolor de garganta.
Es importante conocer cuales son sus usos y la manera en la que los utilizamos pues el desconocimiento sobre este medicamento y las consecuencias de su mala administración nos puede llevar a graves problemas de salud en el futuro.

El usuario suele cometer algunos errores que favorecen la aparición de resistencia a los antibióticos. Uno de los más habituales es dejar de tomarlos a penas se nota una mejoría en los síntomas o no seguir las indicaciones del facultativo en cuanto las tomas.
Pedir antibiótico para tratar un resfriado o guardarlos y tomarlos después por su cuenta.

El resultado de estas actuaciones es que los gérmenes se hacen fuertes y logran resistir el efecto de los medicamentos, siendo posible que los gérmenes le pasen las resistencia a otros gérmenes.

Cuanto más a menudo se toman antibióticos, es más probable que los gérmenes se hagan resistentes. Así controlar una infección puede hacerse una tarea muy complicada e incluso prolongar la enfermedad por más tiempo.

Los efectos secundarios más comunes son las reacciones alérgicas, problemas respiratorios, gastrointestinales  como pueden ser náuseas y diarrea.
Algunos antibióticos deben de tomarse con el estómago vacío y otros durante las comidas, seguir las indicaciones del médico favorecerá que la aparición de los efectos secundarios se minimice y aumente su eficacia.

El consumo de probióticos contribuye a reducir el riesgo de diarreas y favorece el aumento del número de bacterias sanas en el intestino. Esto es muy importante porque durante el consumo de antibióticos la flora intestinal puede verse bastante dañada y eso va a contribuir a una recuperación más lenta y con algunos problemas posteriores como la mala absorción de los nutrientes y estreñimiento, entre otros.

Por lo tanto recordar siempre que debemos utilizar los antibióticos, y en general, cualquier medicamento, bajo prescripción facultativa y siguiendo celosamente las indicaciones del mismo. No debemos utilizarlos por nuestra cuesta y no más del tiempo prescrito para la dolencia que padecemos.

Buscar siempre el consejo de un profesional de la salud que pueda orientarte y reconducirte hacia unos hábitos de vida  higiénicos y saludables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario