: http://dominadoresweb.blogspot.com/20... Nutrición y Salud Rakelnutrico Canarias: EL GOFIO

sábado, 23 de marzo de 2013

EL GOFIO


El interés nutricional de este alimento está documentado actualmente, dando buena muestra de su utilización en el sustento diario de los antiguos pobladores de las Islas Canarias. Desde el cultivo de la materia prima necesaria para su elaboración hasta el procesado y posterior preparación para su consumo.

De éste origen ancestral se da buena cuenta en los museos arqueológicos ubicados en las islas, donde se muestran instrumentos de procesado y siembras rudimentarios.

Igualmente se han hallado lugares y utensilios que evidencian su almacenamiento y procesado pues para su obtención los aborígenes trituraban el cereal en molinos de piedra de forma manual.

Así pues, restos de cebada son encontrados tanto en diferentes yacimientos  arqueológicos como en autopsias realizadas a momias aborígenes.

Además de quedar constancia en abundantes notas de diversos autores, conquistadores y pobladores ilustrados que pasaron y vivieron en las islas después de la conquista y que plasmaron en sus crónicas y poemas la importancia del gofio en la alimentación de la población de las islas.

En sus orígenes este alimento se preparaba a base de cebada, trigo, chícharos, rizoma de helechos, etc...(todo grano que se pudiera cultivar).  Los tostaban y los molían en sus molinos de piedra convirtiéndolos en una harina fina que luego mezclarían con leche, caldos o simplemente con agua y sal.
Hay que destacar que hoy en día los usos en novedosos platos y postres realzan aún mas, si cabe, su gran sabor y valor nutricional.

Después  de la conquista de Canarias por los castellanos, la variedad en la materia prima aumenta dando lugar a introducción de otro tipo de cereales, así como la variedad en trigo. Posteriormente vendría desde América el maíz, que los nativos llamarían millo.

Luego, los canarios que más tarde poblarían América, también llevarían este alimento y sus utensilios para la elaboración del gofio que se haría conocido en tierras de Puerto Rico, Cuba, Nicaragua, Argentina, Uruguay, Colombia, Venezuela y Estados Unidos.

Después de este breve recuerdo histórico, es de gran interés reseñar su valor nutricional.Es un alimento de gran poder nutricional y un bajo contenido calórico, lo cual hace que sea un ingrediente muy interesante a tener en cuenta a la hora de diseñar una dieta saludable.

Precisamente este dato lo hace tremendamente atractivo, ya que es muy fácil beneficiarse de los nutrientes que contiene sin que nos preocupe en demasía su aporte calórico que oscila alrededor de las 360 Kcal/ 100g de producto con muy pocas diferencias de una variedad a otra o mezcla.

Teniendo en cuenta los diferentes tipos de gofio que existen actualmente: trigo, millo, mezcla entre ambos, además de garbanzos, cebadas, arroz, etc... hay que decir que las diferencias nutricionales son pocas siendo en este caso importante, por ejemplo, la adición de sal o el grado de tostado del cereal empleado.

Si bien podemos contar con seguridad de su aporte en vitaminas procedentes del grupo B (B1, B2 y B3) implicadas en el metabolismo glucósido, en la síntesis de ácidos grasos y colesterol, lo que supone una gran ayuda en el control de la hipercolesterolemia.

Contiene aminoácidos como la Prolina y la Leucina, el primero que ayuda a la producción de colágeno y en combinación con la vit B3 es más efectiva frente al desgaste de colágeno en nuestras arterias  previniendo enfermedades como la arteriosclerosis. El segundo aminoácido tiene muchas funciones en nuestro organismo, pero entre ellas la de imitar a la insulina y ayudar al azúcar a entrar en nuestras células. Muy beneficioso en pacientes postquirúrgicos ya que ayuda a cicatrizar interviniendo en reparación y formación de tejido muscular.

Es una fuente interesante de Calcio, Magnesio, Sodio y Potasio que se ven complementados con microelementos como Hierro, Zinc, Manganeso y Cobre.
Ácidos grasos poliinsaturados (AGP) que nos ayudan a controlar el colesterol y a absorber las vitaminas liposolubles (A,D,E y K).

Encontramos que su contenido en fibra soluble e insoluble hace que sea de gran ayuda en las dietas de adelgazamiento y bienestar del tracto alimenticio e intestinos.

El aporte en hidratos de carbono (65%) nos proporciona una energía adecuada a las funciones de nuestro organismo, ayudando a cubrir las necesidades energéticas que requerimos tantos en las tareas cotidianas como si necesitamos un aporte extra en situaciones de estrés, o de trabajo físico e intelectual.

Por lo tanto, los grandes beneficiados de este alimento se extiende a toda la población, desde niños, ancianos, convalecientes, adolescentes y adultos en etapas de gran desarrollo físico e intelectual así como deportistas que quieren contar con un gran alimento que se ajusta a necesidades de entreno diario.

Como último apunte, hacer mención de un colectivo con dificultades para digerir ciertas proteínas de los cereales como es el gluten y que pueden beneficiarse de este alimento siempre que su procedencia sea del millo y que su proceso de tostado y molturado haya sido exclusivamente efectuado en molinos donde no existan trazas de otros cereales, así como su almacenamiento y envasado.

También son satisfactorias las mezclas con garbanzo o arroz en éstos casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario